qué es el lujo

Llevo un par de días dándole vueltas a este término. Fue una de las preguntas que les hicieron a algunas bloggers que estuvieron en la presentación del showroom de Louis Vuitton de mano de la revista Hola! y yo me he quedado pensando... ¿qué es el lujo?

Para empezar, comenzaré admitiendo que las palabras lujo, glamour, exclusividad y cosas así, de entrada me rechinan. Me suenan a todas a dinero, a ostentación y generalmente van acompañadas en mi cabeza de una imagen bastante hortera. Pienso en grandes logotipos, bronceados excesivos, escotes innecesarios, tacones de vértigo, bolsos de marca...

Pero lo cierto es que cuando yo pienso en qué es lujo para mí, el término abandona toda relación con la moda y empieza a tener otro sentido.

Ciertamente, el lujo es algo tan relativo que para cada persona tiene un significado. Es más, va cambiando con el tiempo y con las necesidades de la persona en cada momento de su vida.

Por ejemplo, en mi vida de estudiante había cosas que para mí eran un lujo. Por ejemplo, viajar en AVE en lugar de en bus. Comprarme unas botas de 80 euros en Zara. Ir a cenar a un VIPS. ¿A que parecen cosas muy básicas? ¡Ahora sí! Pero antes eran algo especial, porque tenían un valor económico muy alto para mí en aquel momento. Ojo, hablamos de valor económico, porque el resto de valores vitales en mi vida estaba cubierto: familia, amigos, vida social... y tiempo.

Luego comienzo a trabajar. Es mágico cómo se van transformando las necesidades, y lo que antes era un lujo, ahora se convierte en algo normal. Tan normal, que no concibo otra forma de viajar que no sea AVE, me veo obligada a comer de menú en VIPS día sí día también y comprarme unas botas de Zara ya no es algo especial, ¡es vital! Al final, acabo odiando a Renfe (tienen tropecientas reclamaciones de mi puño y letra), he aborrecido el VIPS (hace ya mucho tiempo) y ya no necesito unas botas de Zara: ¡¡¡necesito montones!!!

¿Sabéis lo que es lujo entonces para mí? El tiempo. Porque el factor económico está cubierto (bueno, digo que está cubierto, pero tampoco es que rebose...)

Y el lujo empieza a componerlo una serie de cosas y/o momentos que hacen que me sienta especial. Viajar, trabajar en lo que me gusta, disfrutar de una buena comida, estar con la gente que quieres, rodearte de cosas bonitas, poder elegir, el orden, ir de compras cuando te apetece, tomarte una caña al aire libre, llegar a casa un viernes, la naturaleza, tener un blog...

El lujo son esas pequeñas cosas que te completan y te hacen feliz. Y te distinguen de la manada. 

Y da igual que no tengas ni un sólo bolso de marca. Ni una prenda de más 200 euros en tu armario. Da igual que tu coche sea de segunda mano ¡o que ni tengas coche! Porque el lujo no lo buscas en las cosas materiales, sino en cosas intangibles que se van acumulando, formando lo que eres, creando ese ser especial que eres tú, inigualable. Y por suerte, el lujo no es lo mismo para cada persona. Ni se disfruta de igual manera. Por eso los que entienden el lujo de otra forma destilan una cosa maravillosa que es la PERSONALIDAD

Eso sí que es un lujazo. Y no, no se compra con dinero.


París, 19 de junio de 2009.

Foto: Mer / galletasdeante

13 comentarios:

Pau Dkt dijo...

Muy buen post, la verdad que si me hubieran preguntado a mi no hubiera sabido que contestar, hubiera necesitado tiempo para pensar porque lo primero que me viene a la cabeza es el tema de obstentar, pero realmente para mi seria algo mas persoonal del dia a dia, como poder compartir unas risas con amigos, familia... y demas, eso es un lujo... para mi ;)

mer // galletasdeante dijo...

Yo he necesitado día y medio para definirlo. No es tan fácil! :)

Anita Patata Frita dijo...

Buaaaa que telita de post... tienes razón es tan difícil de definir, a día de hoy el lujo para mi es tener tiempo y poder administrarlo a placer, eso si que es un lujo, las cosas que no puedo comprar son simplemente eso, cosas, yo quiero TIEMPO! (y un poco de dinero más... pero poco! lo justo para hacer menos cuentas al dia)

:)

mer // galletasdeante dijo...

El dinero ayuda, pero de nada sirve tener mucho dinero sino tienes tiempo gente con quién disfrutarlo. Por supuesto tampoco nos vale estar arruinadas... tampoco es eso ;)

Carla dijo...

¡Me ha encatado el post! Muy buena reflexión. Suelo pensar en eso a menudo. Las cosas materiales van pasando a un segundo término a medida que te haces mayor, por lo menos para mí.

Un besazo guapa.

la emperatriz de lavapiés dijo...

Gran post. Creo que la última vez que hablé de lujo convencida al 100% me estaba comiendo un bocadillo de riquísimo pan en el Retiro, una soleada mañana. Me parece que tienes toda la razón del mundo cuando dices que el tiempo es el lujo, o que está en las pequeñas cosas que cada uno valora a su manera (como lo cantó Serrat). bss
Por cierto, voy al nómada, pero no sé qué día.

En mitad del medio dijo...

Que razon tienes. Yo, que trabajo para una firma de lujo (en cosmetica) nos forman tres veces al año para vender lujo. Pero, yo me pregunto ¿lujo?. Somos una firma que esta al alcance de mucha gente con cincuenta mil puntos de venta y en alguno casi es auto servicio. Pero se convierte en lujo cuando hay una persona especializada al vender esos productos especificamente para ti. El lujo es información, conocimiento y es sobre todo tiempo.
Cuando sabes, cuando tienes información puedes elegir, tomar decisiones y eso te diferencia del resto.

Itxina Paciencia dijo...

en cuanto has hablado de lujo se me ha venido a la cabeza EL TIEMPO! eso de lo que tanto carezco ultimamente y que tanto ansío!!

estoy en total acuerdo con tu post de hoy!

un besín!

Pipi dijo...

Impresionante el post! me ha encantado, y creo que se asemeja bastante a lo que pienso, eso si, yo hubiese necesitado muuuuucho mas tiempo para definirlo...

mer // galletasdeante dijo...

Carla, es cierto, conforme vamos cumpliendo años van cambiando nuestras prioridades...

Paula: qué grandes momentos nos dan los bocadillos, yo también tengo unos cuantos ;) Yo iré el viernes por la tarde (abren a las 17.00h). Quiero estar allí para la apertura, jo, a ver si nos vemos!!

En mitad del medio: efectivamente, dinero puede tenerlo cualquiera, pero la gracia está en saber degustar el momento que te dedican otros.

Itxina: ay... el tiempo... yo creo que es lo más difícil de conseguir :)

Pipi: muchas gracias! Qué va, si te hubieras pasado casi dos días pensando en ello hubieras podido sacar tus conclusiones ;)

Besotes mil!

latacones dijo...

solo digo, ole.

M a c a r e n a dijo...

QUE buen post!
Me ha encantado leerte...:)
Que razón tienes, el tiempo sigue siendo nuestro mayor regalo y necesidad.
Deseo que tengas unos lindos días de descanso y tiempo, muchas felicidades desde Salamanca.

Jetpilota dijo...

Completamente de acuerdo :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...