Open Day de Vogue Belleza

Martes, 14 de diciembre. Calle Villanueva, pleno barrio de Salamanca. He quedado a las 16.00 horas con Raquel. Mucha gente. Mucha niña en edad de colegio haciendo cola. Mucha señora demasiado crecidita para andar como una loca pidiendo muestras a pares.

Aunque lo que entran ganas es de salir de allí corriendo le doy una oportunidad, para algo hemos ido. Me pido una cerveza (porque era lo más fuerte que había) y nos ponemos en la cola del stand de Balenciaga. No se ni qué me iban a hacer, pero parecía un masaje de manos, así que probamos. Exfoliante, cremita, masaje y perfume. Nos cuentan la historia de Balenciaga y nos hablan de un tal Nicolas Ghesquière. Raquel me mira de reojillo... Hombre, teniendo en cuenta la tropa que teníamos detrás, no me extraña que nos pregunten si lo conocemos.


Nos damos una vuelta con las manos pringositas, nos dan muestras, nos perfuman a diestro y siniestro. Apesto a 20 perfumes a la vez. Aunque destacan Balenciaga y Voyage d'Hermès, un perfume unisex fresco y vibrante, muy cítrico, pero nada pesado. ¡Me encantó!


Nos damos otra vuelta y decido probar la manicura en Chanel. Había cola, pero era soportable. Quería probar los colores de la colección de primavera, el rosa es precioso. Pasan los minutos. Raquel se despide. Me quedo sola en la cola. Me empiezo a sentir a disgusto con la gente que tengo alrededor. Empiezan a salir niñas como debajo de las piedras. Todas estaban antes que yo, pero se habían ido a cambiar el ticket del coche y todas aparecen una detrás de otra. Así, como ocho.

De modo que decido que si quiero manicura de Chanel me compro un bote (22 euros) y me da para 30 manicuras caseras. Sin niñatas, sin señoras sobaqueras y sin colas.


En fin, al margen de estas cosas, la gente muy amable, las chicas de Balenciaga encantadoras, los chicos de Juicy Couture muy simpáticos, todo muy bonito y Yolanda Sacristán (directora de Vogue España) elegantísima y muy guapa en persona.


Y yo, como nunca aprendo de estas cosas, el año que viene volveré a repetir. Y os lo volveré a contar. Y volveré a casa como las señoras, cargada de muestrecitas y feliz de poder compartirlo con vosotr@s.

Fotos: Mer / galletasdeante

8 comentarios:

Inma dijo...

vaya, no había oido nada de este día, hacía falta invitación o podías ir????

Pero vamos una pena con lo que cuentas, eso hace que al final perida el encanto que tienen esas fiestas

la emperatriz de lavapiés dijo...

Yo no pude ir, tenía que ir a comprar una plancha (de las de planchar ropa) y entre llevar la camisa planchada y estar perfumada me quedé con lo primero, y con las ganas de lo segundo, jeje. Las fotos son preciosas. bss

mer // galletasdeante dijo...

Inma: había que solicitar la invitación via web, y luego te la mandaban a tu email ;)

Emperatriz: no te perdiste gran cosa, había tanta gente que no se podía hacer nada, aunque me hubiera encantado verte!! A ver si antes de las Naviadades nos vemos... Nómada? ;)

WixaHM dijo...

En resumen: fue una odisea, no?? Vaya tela!!

Doublecloth dijo...

Jajaja ... osease que no aguantastes mucho. Lo que hacía era un calor insoportable :S ... pero fue divertido y me encantó verte

Besazos

Pd. Sinceramente, si estas allí y no sabes quién era balenciaga es que no has comprado el vogue en tu vida :(

Patty dijo...

Yo iba a ir, pero estoy constipada y al final nada. Las señoras son un show! Besotes.

MARISA dijo...

Jajajajjaja!!!! Muy buena la crónica :) La verdad es que el sitio era demasiado pequeño para tanta gente y por lo visto al final ni te pedían la entrada. Y a partir de las 18,30 las colas eran de una hora!
Inma: en mi blog hablaba de como solicitar la invitación para el evento. Te animo a que te pases por él si quieres estar enterada de los eventos de Madrid :)
Un besazo!
http://elbazardemarisse.blogspot.com/

mer // galletasdeante dijo...

Wixa: Odisea para quién quisiera esperar aquellas colas. Yo me piré rápido ;)

Raquel: estoy convencida de que había mucha gente que no sabía quién era Balenciaga. Tenía una al lado que decía: "Hombre, yo espero lo que haya que aguantar, que con lo que debe costar una manicura de Chanel, al menos amortizo el parking. Además, no todos los días te puedes pintar las uñas con esta marca, que es muy conocida y muy cara..." Si TAN guay les parece quizás deberían saber que un botecido de laca de uñas de Chanel les va a costar mucho más barato que unos zapatos de Blanco... en fin, como todo en esta vida cuestión de prioridades ;)

Patty: Bueno, al menos las señoras eran más divertidas ;)

Marisa: es que tenían que haber puesto aforo máximo, entre la gente y el calor aquello era insoportable, vamos todo lo contrario a belleza y glamour :S

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...